La música se ha ganado un buen lugar en nuestras celebraciones, y es por ello que deseamos canalizar tan grande recurso de tal manera que la honra que se rinde a Dios sea cada vez más excelsa.